INICIO
Adelaida Sharp en tu tiempo

Algunos piensan que los medios en los que se publica un texto es meramente eso, un medio, no es contenido ni recursos literarios, sin embargo, la Internet pone a prueba ese argumento permanentemente, sobre todo porque revela en forma explícita los formatos del discurso leído. Con esto quiero indicar que estamos más conscientes que nunca de los hábitos de los lectores, de las tendencias, de los gustos y parece poco probable que podamos salirnos de ese molde.

No es que la tecnología vaya a cambiar la literatura, sino que los modos de contar se van acomodando a las formas de leer, el lector al poder ha ido configurando un tipo de texto, una forma, y sobre todo una extensión.

Respecto a la literatura fragmentaria ya hay teorías interesantes, sobre todo el concepto de “el lector salteado” de Macedonio Fernandez, sin duda un visionario que pareció presentir la era de la Internet; luego, escritores como Libertella, o Vila Matas, donde además del discurso fragmentario incursionan en la mixtura de géneros, llevando el propósito hasta que resulta imposible distinguir los géneros.

La Internet, además, ha puesto en la mano de escritores amateurs herramientas tan sencillas que escribir parece una fiebre.

Contar, relatar, comunicarse ha puesto en tensión las definiciones, llevado a lo masivo ha enriquecido el panorama y alcance de la literatura, aunque a muchos les cuesta la idea de colocar la palabra literatura a la par de los contenidos.

Los medios de publicación, con los blogs a la cabeza, han abierto un abanico de posibilidades, además de las plataformas dispuestas para ello, el libro electrónico irrumpe, lentamente al principio, pero con decisión.

Soy una escritora argentina que escribe novelas, pero los medios virtuales me ha involucrado en el relato, en los comentarios, en los artículos; por una parte porque es mi profesión: diseño de sitios; por la otra, porque generar contenidos es una parte fundamental para el SEO posicionamiento; mi doble personalidad –tengo formación en ingeniería electrónica, y además en Letras-, me ha colocado en el punto bisagra entre dos mundos destinados a complementarse.

De ese menjunje, apareció Adelaida Sharp, la abuela bloggera, sin más pretensión que dar cuenta del fenómeno Blog; Adelaida es una abuela que enfrenta el mundo virtual, como muchas otras, por temor a la tecnología, pero con la decisión de seguir perteneciendo al mundo actual.

En mi experiencia como profesional de informática, y también como escritora, he funcionado como una articulación, capacitando en acciones para acercarse a la tecnología, ello me ha nutrido de suficientes puntos de vistas sobre el límite entre nativos tecnológicos y los que venimos del mundo analógico.

La tecnología ha cambiado el paradigma educacional en muchos sentidos, nos pasamos años formándonos para el futuro en un sistema que ya muestra visos de obsolescencia, ahora sufrimos porque nos la pasamos formándonos para la actualidad.

Entre dos mundos, el real, el virtual, Adelaida Sharp, una abuela con una familia tipo, sin más recursos que su entorno familiar, intenta mantenerse a la altura de la época que le ha tocado vivir, la era del la realidad 2.0.

También nos estamos formando en la lectura, los viejos modelos de comprensión parecen en tensión con los nuevos dispositivos de lectura, Adelaida Sharp es un sujeto como miles, un sujeto en el sentido de sujeción, de sujetada a un tiempo que la formó para algo que ahora ya no parece servir, por lo tanto, enfrenta su realidad de la mano de su nieto, que aún depende de su entorno antes de “despertar” a su realidad tecnológica. Adelaida, consciente de los cambios, quiere adaptarse a ellos, mientras el entorno la rechaza y le coloca enfrente sus limitaciones, ella toma la decisión de conjurar esos demonios, planteando sus reflexiones como lo haría un moderno paciente de psicoanálisis, con la palabra.

Adelaida Sharp en tu tiempo, se consigue en Amazon, virtual y en papel.

 

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.